Etiquetas

, , , ,

El pez caminante ha sido identificado por científicos como el posible eslabón que relaciona a los peces o animales acuáticos con los primeros seres vivos que pasaron a ser terrestres. El candidato estrella es el pez pulmonado africano, que es capaz de extender dos finos miembros pélvicos para poder salir del fango, por ejemplo, y empezar a caminar, ya que, además de a levantarse de la tierra, estas dos extremidades le permiten la propulsión hacia delante.

La investigación se llevó a cabo en el laboratorio de Michael Coates, donde un grupo de científicos ha creado un tanque acuático especial que permite grabar todos los movimientos del pez. De esta manera descubrieron que sus miembros le permitían despegar las caderas del suelo, capacidad únicamente registrada en animales más evolucionados, y que podía avanzar hacia delante. El movimiento exacto es muy parecido al de los animales con cuatro extremidades, ya que las alterna para caminar, y el hecho de que para ello sólo necesite esos órganos tan finos tiene como motivo que en el agua, la gravedad es inferior a fuera de ella. Además, la presencia de pulmones en su anatomía propicia que los llene de aire y así aumente su capacidad de flotar.

Desde antes de esta investigación exhaustiva, gran parte del colectivo paleontológico sabía que el lungfish estaba relacionado evolutivamente con animales que podían desarrollarse y salir del agua, pero nadie lo había visto caminar hasta el momento, prueba definitiva de su condición de eslabón entre los peces y los animales terrestres.

Las conclusiones de la investigación apuntan que, antes de que existieran los animales primitivos terrestres como el tiktaalik, ya existieron evoluciones dentro del agua.

 

 

Fuentes:

– Público 

– El Mundo

Anuncios